Radiocirugía cerebral

La radiocirugía estereotáctica utiliza muchos haces de radiación enfocados de forma precisa para tratar los tumores y otros problemas en el cerebro, el cuello y otras partes del cuerpo.

No es una cirugía en el sentido tradicional ya que no hay incisión. En lugar de ello, la radiocirugía estereotáctica emplea imágenes tridimensionales para dirigir altas dosis de radiación al área afectada con un impacto mínimo en el tejido sano que lo rodea.

Al igual que otras formas de radiación, la radiocirugía estereotáctica trabaja dañando el ADN de las células objetivo. De esta manera, las células afectadas pierden la capacidad de reproducirse, lo cual causa que el tumor se reduzca.

La radiocirugía estereotáctica del cerebro y la columna vertebral por lo general se completa en una única sesión. 

A partir de entonces, la aplicación de la radiocirugía estereotáctica se expandió ampliamente para tratar múltiples enfermedades neurológicas o de otro tipo, entre las cuales se incluyen las siguientes:

* Tumor cerebral. La radiocirugía por lo general se utiliza para tratar tumores cerebrales cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos), entre los que se incluyen: meningioma, glioma, astrocitoma anaplásico, glioblastoma, cordoma, condrosarcoma, hemangioblastoma y craneofaringioma. La radiocirugía estereotáctica se puede utilizar para tratar los tipos de cáncer que se han expandido hasta el cerebro desde otra parte del cuerpo.

* Malformación arteriovenosa. Las malformaciones arteriovenosas son ovillos anormales de arterias y venas en el cerebro. En una malformación arteriovenosa, la sangre fluye directamente desde las arterias a las venas, sin pasar por los pequeños vasos sanguíneos (capilares). Es posible que las malformaciones arteriovenosas alteren el flujo normal de la sangre y que causen sangrados (hemorragias) o accidentes cerebrovasculares. La radiocirugía estereotáctica destruye la malformación arteriovenosa y provoca que los vasos sanguíneos afectados se bloqueen con el tiempo.

* Neuralgia del trigémino. La neuralgia del trigémino es un trastorno de dolor crónico de uno de los nervios trigéminos o de ambos, los cuales transmiten información sensorial entre el cerebro y las áreas de la frente, la mejilla y el maxilar inferior. Este trastorno nervioso provoca dolor facial extremo que se siente como una descarga eléctrica. El tratamiento de la radiocirugía estereotáctica se enfoca en la raíz del nervio para interrumpir estas señales de dolor.

* Neuromas acústicos. Un neuroma acústico (schwannoma vestibular) es un tumor benigno que se manifiesta en el nervio principal del equilibrio y audición desde el oído interno hasta el cerebro. Cuando el tumor ejerce presión sobre el nervio, la persona puede experimentar pérdida auditiva, mareos, pérdida del equilibrio y zumbido de oído (acúfenos o tinnitus). A medida que el tumor crece, puede también ejercer presión en los nervios que afectan las sensaciones y el movimiento muscular en la cara. Es posible que la radiocirugía estereotáctica detenga el crecimiento o minimice el tamaño de un neuroma acústico con un riesgo mínimo de lesión permanente a los nervios.

* Tumores hipofisarios. Los tumores de la glándula del tamaño de un frijol en la base del cerebro (hipófisis) pueden causar múltiples problemas. La hipófisis controla las hormonas en el cuerpo que se ocupan de varias funciones, como la respuesta al estrés, el metabolismo, el crecimiento y la función sexual. Se puede recurrir a la radiocirugía para reducir el tumor y disminuir la alteración de la regulación de la hormona hipofisaria.

* Temblores. La radiocirugía estereotáctica puede usarse para tratar temblores asociados con los trastornos neurológicos funcionales como el temblor hereditario y la enfermedad de Parkinson.